Páginas vistas en total

domingo, 15 de julio de 2012

CONSEJOS PARA EVITAR EL ABURRIMIENTO EN LOS VIAJES

Cuando viajamos con los niños nos suelen asaltar numerosas dudas y preocupaciones sobre el viaje o la estancia. ¿Se aburrirán?, ¿lo pasarán bien?, ¿tendrán amigos con los que jugar?, ¿encontraremos sitios entretenidos?, ¿les sentarán bien la comida?. Para tu tranquilidad todos nos hemos hecho las mismas preguntas y con algunos consejos esperamos que estas dudas se puedan disipar para que no te veas diciéndote: "Ojalá lo hubiera pensado antes".
Todos nos acordamos cuando algún familiar o amigo nos habla de la lata que en muchos viajes dan sus hijos. Ahora te toca viajar a tí y es el momento para practicar una lección de saber estar.
No puedes evitar que el niño llore en algún momento, pero sí que dé patadas al asiento de adelante, o que pinte en la bandeja del asiento, o que esté muy inquieto. Y cuando juguéis juntos podéis evitar que sean escandalosos, pues en el viaje hay otras personas que quieren descansar o leer y que también se cansan del viaje. El entretenimiento de los niños no puede ser a costa de los demás.
Ten presente que preparar el viaje con antelación y tener en cuenta la opinión de los niños está directamente relacionado con la tranquilidad de todos, además de conseguir que los niños estén más contentos. Seguramente te convertirás en la envidia de otros padres que admirarán tu previsión y preparación.
La lista de preparativos
En la lista de preparativos no te olvides nunca de incluir los siguientes puntos:
• Ropa de más: Aunque creas que es ropa para un ejército, los niños son imprevisibles y se pueden ensuciar más de lo normal. Lleva alguna muda extra para los niños y para tí.
• Una mochila y bolsa de mano de juegos: El aburrimiento puede aparecer en cualquier momento, resulta útil tener algún cuento, colores y libro para colorear, unas cartas, algún juego imantado para viajes, etc., que te pueden ayudar para que el niño se entretenga. Dile que colabore y que eche sus cosas preferidas.
• Medicinas: Lleva medicinas para las complicaciones más frecuentes que sabes que le suelen ocurrir. Sobre todo si sales al extranjero que es más difícil de conseguir las cosas que toma habitualmente.
• Chicles o pastillas antimareo: Si el niño se suele marear, no olvides darle algo contra el mareo. Echa alguna bolsa y toalla por si acaso no te hiciera del todo efecto.
• Su consola educativa: No te imaginas lo que te puede ayudar este pequeño artilugio electrónico. Los juegos entretienen a los niños y así se les hará más ameno.
• Una cámara de fotos infantil: Si el niño tiene su propia cámara de fotos podrá tomar las fotos de los tiempos de espera, o de los lugares por los que pasáis como parte del atractivo del viaje. Además algunas cámaras permiten grabar, reproducir canciones y jugar a juegos, convirtiéndose en un entretenimiento multifunción.
• Unas cartas: Dependiendo del espacio o del momento, a lo mejor podéis echar una partida al burro, brisca, cinquillo, o hacer algún truco de magia con las cartas.
• Papel y bolígrafo: Siempre se puede recurrir al tradicional juego de los barquitos o a un tres en raya.
• Pilas: Para todos los juegos de los niños, no te olvides de echar pilas para no quedarte sin ellas.
Cuando viajes en coche
• Para varias veces: aprovecha las paradas para estirar las piernas con un partido de fútbol improvisado, una merienda o una visita. Si tienes que hacer muchos kilómetros puedes aprovechar después de cenar cuando se queden dormidos para adelantar algunos kilómetros.
• Utiliza un reproductor de CD o DVD: Y lleva cuentos que se puedan escuchar, música y alguna película de dibujos animados.
• Organiza algunos juegos: Como el del teléfono estropeado, empieza uno a contar una historia corta, luego se la cuenta al siguiente muy bajito, el siguiente al siguiente y así sucesivamente. Pasareis un rato muy divertido al ver cómo ha variado la historia y los niños aprenderán lo importante que es escuchar cuando nos comunicamos. Para aumentar la dificultad podéis poner la radio para que haya más ruido y los niños tengan que concentrarse más.
• Penaliza las preguntas antiviaje: Sabemos que tardaremos en llegar y todos nos cansamos. Así que para ayudarte dile al niño que coja unas cuantas monedas de la hucha y méteselas en un pequeño monedero. Cada vez que pregunte "¿cuánto falta?" O diga "me aburro", o quiera ir al baño más de lo habitual tendrá que dar una moneda de su monedero.
• Lleva algún juego imantado para jugar: hay muchos juegos para llevar como un parchís, algún juego de lógica, o preguntas y respuestas. Os entretendrán un rato.
• Cantar: Las canciones en los viajes siempre han resultado ser muy divertidas y entretenidas. Prepara algunos CDs y animaos a cantar todos. También se os hará más llevadero el viaje a vosotros.
Si viajas en avión

Cuando se viaja en avión disponemos de menos espacio, nos movemos menos y tenemos la sensación de que nos falta espacio frente a cuando viajamos en otro medio de transporte. Además viajar en avión es más estresante tanto para adultos como para niños. Y si el vuelo se retrasa entonces es cuando el viaje se convierte en una historia interminable.
Asegúrate de conseguir un billete lo más directo que puedas para evitar los tiempos de espera entre vuelos, aunque te salga algo más caro el billete, seguro que te recompensa.
Aún así, podemos prepararnos para hacerlo algo más llevadero con estos consejos extra:
• Consigue los asientos en la primera fila: son más espaciosos que los demás y si les pones una mantita en el suelo los niños pueden jugar un rato o dormir un rato más cómodos que en el asiento.
• Llevar un reproductor de CD y auriculares: Con cuentos o música, o para ver alguna película que pongan en el avión.
• Lleva algo de comida para los niños: Las comidas de los aviones no suelen distinguirse por su exquisitez. Así que echar unos zumos, galletas, porciones de queso y algo de fruta te pueden sacar de un apuro cuando el niño diga que tiene hambre y no le guste lo que hay en el avión.
• No olvides los chicles: Aunque normalmente los tienes prohibidos, puedes llevar unos chicles para aliviar la presión en los oídos.
• Lleva ropa extra: Tanto para tí como para los niños. Es muy fácil que os ensuciéis en el avión. Por eso, no olvides camisetas para todos y algo de abrigo. Recuerda que durante el vuelo los niños tienen frío. Si el niño es pequeño, lleva pañales de más, pues en un vuelo muchos pueden ser insuficientes.
• No tengas prisa por ser de los primeros en bajarte del avión: Así puedes recoger todo bien y asegurarte de que no os dejáis nada. Por el contrario, intenta ser de los primeros en subir cuando llamen a embarcar a familias con niños, así os acomodaréis y guardaréis todo antes de que llegue el resto de la gente.
Para los viajes en tren puedes aplicar los consejos anteriores adaptándolos a este medio de transporte que combina un poco de cada.
Recuerda levantarte a dar un pequeño paseo con orden para estirar las piernas y aprovecha para jugar juntos. El tiempo que compartimos juntos es especial para los niños y lo consideran como tiempo de dedicación en exclusiva. Como cuando les lees por las noches.
Frente a ir de viaje sin más y preparar unos juegos y actividades para el viaje hay una gran diferencia. A los niños cuando se les entretiene se les hace más corto el camino. Aprovecha sus tiempos de descanso para echar una cabezada o leer algo y poder hacerte el viaje más llevadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario