Páginas vistas en total

jueves, 18 de agosto de 2016

MI HUMILDE HOMENAJE A FEDERICO.

Tal día como hoy, hace 80 años, fue asesinado el poeta granadino más universal de la historia, Federico Garcia Lorca. Una buena oportunidad para rendirle homenaje a través de unos poemas suyos musicalizados por Leonard Cohen. DOS GRANDES GENIOS... Este es mi pequeño homenaje a Federico...


Lo asesinaron en la noche del 17 al 18 de agosto de 1936. 
En Granada, en su Granada, en el camino entre Víznar y Alfacar.
Los fascistas dispararon contra Federico sus fusiles cargados de odio: 
por ser quien era, 
por escribir poesía para todos,
por hacer teatro para el pueblo,
por apoyar una república de trabajadores,
por amar la libertad.
por volar hasta donde sus enemigos no alcanzaban a ver...
Mataron al poeta sabiendo que encarnaba a muchos,
que su carne acribillada era símbolo de miles y miles de cuerpos masacrados.
Hacemos memoria de Federico García Lorca
recordando con él a todas las víctimas de la guerra civil y la dictadura.
Y lo hacemos con impresionantes versos suyos que, desde los poemas de Poeta en Nueva York, taladraban el tiempo anticipando un futuro de tragedia:

"Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron"




Hoy, 18 de agosto, se cumplen 80 años del asesinato de Federico Garcia Lorca.
Quiero compartir esta hermosa “Casida del herido por el agua”, con la voz de nuestro Carlos Cano...


https://www.youtube.com/watch?v=EGWdFCky08I

Quiero bajar al pozo,

quiero subir los muros de Granada,
para mirar el corazón pasado
por el punzón oscuro de las aguas.

Quiero bajar al pozo,
quiero morir mi muerte a bocanadas,
quiero llenar mi corazón de musgo,
para ver al herido por el agua.

El niño herido gemía
con una corona de escarcha.
Estanques, aljibes y fuentes
levantaban al aire sus espadas.

El niño estaba solo
con la ciudad dormida en la garganta.
Un surtidor que viene de los sueños
lo defiende del hambre de las algas.

El niño y su agonía, frente a frente,
eran dos verdes lluvias enlazadas.
El niño se tendía por la tierra
y su agonía se curvaba.

¡Ay, qué furia de amor, qué hiriente filo,
qué nocturno rumor, qué muerte blanca!
¡Qué desiertos de luz iban hundiendo
los arenales de la madrugada!



Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo. Fuente Vaqueros (Granada). Septiembre 1931

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión. Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.
No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?
¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.
Homenaje de Paco Ibáñez a Federico García Lorca, para recordarlo hoy, en la víspera más amarga del aniversario de su muerte.


Poca gente conoce este poema en la voz de Paco Ibáñez. Con unos arreglos preciosos que mezcla…









No hay comentarios:

Publicar un comentario