Páginas vistas en total

lunes, 17 de septiembre de 2012

ROMANCE DE URDANGARÍN.


 Era nuestra Infanta lista;
 hoy es la "jeta" y gorrona.
 Casó con un deportista
 que ha jodido a la Corona,
 vascuence, separatista
 y, encima, del Barcelona.

 Compró en la Ciudad Condal
 una casa en seis millones.
 La gente, como es normal,
 hacía cavilaciones:
 Este, ¿de dónde cojones
 saca tanto capital?

 Cristinita, al parecer,
 la distraída se hacía
 y fingía no saber
 cómo Iñaki lo obtenía.
 Si yo digo a mi mujer
 que me gasto esa cuantía
 conozco lo que va a hacer:
 llamar a la policía

 Ahora le van a nombrar
 Duque del Cazo al fulano,
 que Palma le queda enano
 pues apenas hay lugar
 para el dinero albergar
 en la palma de la mano.

 Iñaki, con dos cojones
,
 iba a las instituciones
 y les forzaba a contratos
 en base a sus relaciones,
 y todos, como pazguatos,
 le soltaban los millones
 a cambio de garabatos.

 Cuando el pagano decía:
 ¡vaya pasta, vive Dios!,
 ¿el dinero es para vos?,
 Urdangarín no mentía
 y, sincero, respondía:
 el dinero es para Nóos.

 Claro que una "o" sobraba,
 pues lo que Iñaki no dice
 es que el dinero volaba
 a la cuenta de Belice
 que el matrimonio ocultaba.

 Alguien dio el grito de alerta
 y el Rey, con mucha cautela,
 a Urdangarín le dio puerta
 pidiendo a César Alierta
 que, lejos de la Zarzuela,
 le hiciera una buena oferta.

 Y Alierta, para el amigo,
 creó un puesto innecesario.
 Estaréis todos conmigo
 que ir con sueldo millonario
 a Washington
 no es castigo:
 ¡Es un premio extraordinario!

 Para el Duque desleal,
 previendo lo que le espera,
 fue un premio fin de carrera,
 porque ha llegado al final
 su delincuencia fiscal
 y el robarnos la cartera.

 ¿Le espera al duque prisión?
 Creo, sin ser erudito,
 que no tendrá tal sanción,
 pues pasará a este delito
 lo que a Botín con Garzón:
 que, por milagro, ha prescrito.

 La culpa del culebrón
 la tiene Doña Sofía,
 que con falsa progresía
 dio muy mala educación
 a toda su dinastía,
 y los tres, sin excepción,
 fueron a la vicaría,
 en contra de su opinión,
 en muy mala compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario