Páginas vistas en total

jueves, 20 de septiembre de 2012

Carta a la Sra. Merkel: exija el fin de las autonomías

Respetada Canciller Federal:

Hace tres semanas, el profesor e historiador norteamericano David Spengler

publicaría una carta abierta en The Asian Times dirigida a su persona, en la que la pedía

“que dejara caer a España”, y explicaba las razones, que iban desde la incompetencia, el

despilfarro y la corrupción generalizadas del Gobierno y particularmente de las

administraciones territoriales, donde nadie controla nada y nadie responde de nada, lo que

implica una asignación del grueso de los recursos públicos (45 % del PIB) en forma tan

disparatada e ineficaz que supera todo lo imaginable. Adicionalmente, según el Dr.

Spengler, el Gobierno miente en todo: sobre su situación económica, sobre la bancaria y

sobre la fiscal. Su deuda y los intereses son ya inasumibles y, en consecuencia, somos

insalvables.

No obstante, y aun reconociendo la veracidad de sus afirmaciones -que tengamos

hoy más PIB real que en 2007 resume la falsedad inaudita de las cifras oficiales-, España

no sólo es salvable es que ni siquiera necesitaría la intervención, sólo necesita la

supresión del sistema autonómico, que representa un despilfarro anual de más de 120.000

millones de euros, equivalentes al 12% del PIB. Sin embargo, la oligarquía política se

opone radicalmente a desmontar esta gigantesca estructura que ha levantado en su

exclusivo beneficio y escapa a las manos de los españoles el poder de cambiar este

expolio de proporciones épicas. A día de hoy, el déficit de las regiones y ayuntamientos

asciende a unos 5.000 millones de euros mensuales, y está siendo cubierto por el

Gobierno con supuestos “adelantos presupuestarios”, supuestos porque jamás serán

devueltos, lo que ha elevado el déficit del Estado en un 50% hasta abril, equivalente al

10% del PIB en términos anualizados. Y tampoco pueden pagar los vencimientos de

deuda, más de 25.000 millones, y esperan que el Gobierno con el dinero del BCE lo haga

por ellos.

Con una deuda pública total -no solo la computable- del 118 % del PIB oficial, un

déficit 2012 estimado en más de 110.000 millones y unos intereses del 4,5% del PIB

oficial en los próximos 12 meses, España ha superado el punto de no retorno y ocurre que

sólo Ud. como Canciller de Alemania y líder más cualificada de Occidente tiene el poder de

acabar con una situación que supondrá la ruina, no solo de España sino tal vez el fin de la

zona euro. Y para evitarlo bastaría exigir, condicionando a ello cualquier ayuda, la reforma

radical de las instituciones territoriales responsables de los dos tercios del gasto público.

Es absolutamente inaceptable, tanto social como económicamente, que la UE y el FMI

exijan a España que suba impuestos y recorte prestaciones, sin antes acabar con el

despilfarro autonómico. ¿Cómo se puede subir el IVA y recortar pensiones y mantener

30.000 coches oficiales o dos millones de empleados públicos inútiles? ¿Cómo destruir la

economía productiva y de las familias y mantener intacta la improductiva? Y es ahí Sra.

Canciller, donde los españoles necesitamos desesperadamente su ayuda.

Como conoce perfectamente, porque lo ha vivido en primera persona, España ha

estado gobernada durante más de siete años por un presidente poco cualificado y ahora, a

pesar de las ilusiones populares puestas en el cambio, Mariano Rajoy se ha revelado un

fracaso total. Ni tiene coraje, ni tiene un plan ni intención alguna de tenerlo, toda su gestión

ha resultado una auténtica tragedia. Ambos, junto con el aparato de sus propios partidos,

funcionan exclusivamente como una oligarquía -España tiene 450.000 políticos, cuatro

veces más por habitante que la UE- de intereses comunes y nunca como partidos

nacionales. Para ellos son más importantes sus ventajas partidistas y personales que los

intereses de la nación, lo que les lleva a mantener a toda costa un modelo de Estado cuyo

nivel de despilfarro y de corrupción nos conduce a la ruina.


Vivimos bajo un modelo que dividió la nación en 17 autonomías territoriales,

totalmente contrarias, excepto dos, a la Historia y a la realidad objetiva de España. Estas

autonomías, cuyas competencias más que duplican a las de los Estados federales, son el

vehículo con el que la oligarquía política fue colocando a sus familiares, amigos y

correligionarios, creando para ello, el equivalente a 17 mini-estados con todos los órganos

propios de una nación, desde 17 Parlamentos a 19 televisiones públicas (todas en

pérdidas), 23 Universidades sin alumnos que las justifiquen a 22 aeropuertos con 300

pasajeros/mes, pasando por infraestructuras absolutamente ruinosas. A ello se unen 8.200

Ayuntamientos, cuando no se justifican más de 3.000, y con niveles de despilfarro

inauditos. Sólo Madrid, la capital más endeudada de Europa, tiene 1.500 asesores inútiles,

180 coches oficiales, personal cinco veces más que los grandes ayuntamientos mundiales

y ha gastado 500 millones de euros en dotarse de la sede-palacio más lujosa de

Occidente, mientras el 23% de madrileños vive por debajo del umbral de la pobreza, de

ellos 140.000 niños. Y ahora ¡quieren organizar los Juegos Olímpicos!


La rémora del empleo público



Primero colocaron a decenas de miles, luego a cientos de miles y hoy totalizan dos

millones de empleados públicos nombrados a dedo –causa principal del brutal nivel de

desempleo, ya que en España cada empleo público destruye 2,8 puestos en el sector

privado- y donde para no tener que dar explicaciones a nadie crearían hasta 3.000

empresas públicas, la gran tapadera del despilfarro, una inmensa telaraña de ocultación de

deuda y corrupción, empleando a 400.000 personas amigas y con sueldos un 35%

superiores a la media del sector privado.

El grueso de la crisis bancaria derivaría también del modelo de Estado. El 54% de

los depósitos de la banca se concentraba hasta el año 2.000 en cajas de ahorro, que

habían sido el referente de las clases humildes españolas durante casi dos siglos y que se

convertirían en botín preferido de los Presidentes autonómicos, que impondrían a

personas políticas afines no profesionales al frente de las mismas, al objeto de poder

disfrutar de un poder económico casi ilimitado para financiar sus obras faraónicas y los

disparates más inauditos.

Veinte “gestores” irresponsables y moralmente corruptos, interrelacionados política

y económicamente por 14 presidentes autonómicos, que les garantizaría la no intervención

del Banco de España primero y la ocultación de la realidad de sus balances después,

financiarían los proyectos inmobiliarios más inauditos, que junto con las grandes obras

públicas llevarían a la quiebra a la mayoría de estas instituciones bicentenarias en solo

ocho años. PP, PSOE y nacionalistas sellarían un pacto de silencio para que ninguno de

los responsables de tamaña catástrofe fuera procesado. La última acción al respecto la

protagonizaría el Sr. Rajoy, de acuerdo con el PSOE, al no destituir al Gobernador del

Banco de España por grave incumplimiento de sus obligaciones a cambio de su silencio.

En conjunto, esta situación ha llevado a España a un nivel de endeudamiento

público y privado del orden del 400% del PIB, el más elevado del planeta, una cantidad

que jamás podrá ser devuelta. Dentro de ella, la deuda pública no cesa de crecer, gracias

a la actitud absolutamente irresponsable del BCE, cuyos préstamos se entregan sin control

alguno para financiar el gasto corriente y los agujeros bancarios, y donde ni un euro va a la

economía productiva, lo que arruinará España para varias generaciones. El rescate

bancario ha sido de nuevo insuficiente, porque se ha infravalorado la morosidad –la real

es doble de la oficial– y porque las viviendas caerán aún un 35% y no se ha tenido en

cuenta. Además crea un círculo vicioso de bancos quebrados comprando deuda con el

dinero del BCE para mantener un Estado quebrado, que a su vez se endeuda para salvar

a estos mismos bancos quebrados. Sólo la actuación simultánea sobre el sistema

financiero, cerrando los bancos inviables y cambiando de modelo de Estado, puede

salvarnos.


 
Sin embargo, si la ya inevitable intervención se hace en forma indiscriminada,

desconociendo la realidad económica de la nación, reduciendo salarios y prestaciones y

subiendo impuestos, sin cortar de raíz los focos de despilfarro y manteniendo intactos los

450.000 políticos, parásitos sociales en su mayoría, que nos han llevado a la ruina, el

resultado sería un desastre histórico y la miseria y el hambre para millones. Es por ello

Sra. Canciller, que como única persona que está hoy en condiciones de ayudar al pueblo

español, me dirijo a Ud. para pedirla que antes de la intervención exija en su lugar la

supresión la locura económica que implica la actual administración autonómica y local. La

eliminación de un gasto inútil de 120.000 millones de euros anuales, permitiría reducir el

endeudamiento y crear empleo significativamente en relativamente poco tiempo, mientras

que la alternativa conllevaría una brutal deflación interna con unas consecuencias

económica y socialmente devastadoras. Un sufrimiento casi inimaginable para los

españoles actuales y futuros, para mantener los privilegios de una oligarquía política

parasitaria y corrupta.


Roberto Centeno




Catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Madrid

Junio de 2012



Nota:



Se envía copias a Wolfgang Schäuble, Ministro de Finanzas de Alemania; Christine

Lagarde, Directora Gerente del FMI; Olli Rehn, responsable de Asuntos Económicos y

Euro de la Comisión, y Mario Draghi presidente del BCE



No hay comentarios:

Publicar un comentario