Páginas vistas en total

viernes, 14 de abril de 2017

14 DE ABRIL...



Otro mundo es posible... y necesario.
La semana pasada asistí a la proyección de un documental sobre un músico muy conocido en esta comarca del Vallés y en toda Cataluña -Jaume Arnella-. Este "juglar moderno" ha puesto música y canciones a infinidad de "movidas populares" desde antes de la muerte de Franco. La sala de cine estaba a rebosar de viejos conocidos de "cuando éramos jóvenes y no nos gustaba el mundo que teníamos"... así que decidimos cambiarlo y ahí fue donde nos encontramos. Entonces teníamos entre 18 y 45 años, los que ahora quedamos -después de 40 años- rondamos entre los 60 y más de 80.  No fue un encuentro -casual- para nostálgicos, sino un vivo deseo de confrontar inquietudes y sopesar deseos de seguir siendo útiles a nuestra sociedad.... que sigue sin gustarnos.
Quemamos los mejores años de nuestra vida -a ninguno nos pesa- en pos de construir un mundo mejor que el que habíamos recibido, después de los 40 años de dictadura. A fé que lo conseguimos, entre todas y todos. Nuestro error fue creer que aquellos jóvenes políticos, que combatían a nuestro lado y  "eran de los nuestros", iban a continuar nuestra labor desde los gobiernos y los ayuntamientos, así tenemos ahora a los Pujol, González, Rato, y la Casa Real con el rey entre queridas, cacerías y negocios turbios y la Infanta de España en el banquillo.....esto ya no es sólo una zahurda, sino una macrogranja de marranos revolcandose en el dinero de todos y salpicando de mierda "hasta l´apuntaor" -que decía mi padre-. Esto no se aguanta, se mire por donde se mire. Encima tenemos unos políticos -viejos y nuevos- que dan pena, cuando no asco directamente. Así nos va.
Pero no valen los lamentos ni las resignaciones, hay que volver a tomar la calle, los bancos, el Congreso.... y hasta el agua de Lanjarón, pa aliviar las indigestiones de tantas ostias y ruedas de molino como nos hacen tragar.
Tal día como hoy, hace 85 años, la gente de entonces, harta como nosotros de tantas miserias y tantos tejemanejes, salieron a votar en paz y hasta con alegría, y dijeron: hasta aqui hemos llegado. El rey se tuvo que largar y se proclamó el inicio de un tiempo nuevo, de otra manera de ver el mundo y hacer las cosas. Y lo pasaron mal y tuvieron infinidad de zancadillas y oposiciones de parte de los que no querían cambiar nada, de seguir manteniendo sus privilegios: los terratenientes, la iglesia, parte del ejército. Con muchos altibajos duró hasta julio de 1936, cuando de todos es sabido, un ambicioso y sicópata general se alzó ILEGALMENTE -esto no lo olvidemos nunca- contra el sistema que libremente el pueblo había elegido democráticamente.  El resto ya lo sabemos.
No olvidemos a aquellas mujeres y hombres que intentaron, con su voto y sus ilusiones- construir un mundo mejor para éllos y para los que llegáramos detrás.  Los que sabemos de aquello os estamos agradecidos y no os olvidamos.

LA REPÚBLICA DEL 14 DE ABRIL
Mientras que la iglesia católica, apostólica y romana celebra hoy la muerte de Cristo hace 2000 años, no hay más que ver el gentío en las numerosas procesiones y actos religiosos a lo largo y ancho de la geografía nacional;  cada vez hay menos gente, creo, que recuerda otro aniversario mucho más próximo en el tiempo y en el espacio: la proclamación de la República española, tal día como hoy  hace 86 años.
Un hecho que nos afectó, tanto o más que la muerte de Cristo. Unos querían cambiarlo todo -intelectuales, obreros, partidos nuevos -socialistas, comunistas, izquierdas ilustradas-... y otros no querían que nada cambiase -la iglesia, terratenientes, la mayoría del ejército-..... casi todo acabó con el enfrentamiento violento entre los dos bandos y la victoria de los inmovilistas.
Franco plantó el zurullo de su dictadura en un erial, eliminando física y intelectualmente a cuanto le hiciera el mínimo de contestación o sombra.
40 años de dictadura "por la gracia de Dios", cagando a diario y varias veces, convirtieron el erial en un estercolero. Llega la democracia "por la grasia del Rey" y claro, como que él y los suyos también habían dejado sus mojones.... ¡¡¡no queremos parecernos a Franco!!! plantamos el pastel democrático en medio del vertedero sin preocuparnos de su higiene... y así nos va. Cuando empezaron a salir moscardas y moscas cojoneras se repartieron el bizcocho y aquí estamos más felices que un ocho.
Eso si, despotricamos, criticamos, amenazamos...... mientras nos tomamos unas cañas al solecico de una terraza y esperamos el paso de la procesión que nos emociona y nos traslada a la Gloria.
De mi amigo Pepe García Reinoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario